Cómo robar una cleta de un portabicis en apenas diez segundos

1
3018

Día a día siguen robándose bicis en Vitoria y todas las ciudades del mundo, y en nuestra mano está ponérselo difícil a los amigos de lo ajeno. Al igual que atamos (o deberíamos atar) correctamente las bicis a los anclajes en la vía urbana, también debemos hacerlo en los portabicis si no queremos regresar al coche y echar en falta a nuestra cleta, como le ha pasado al dueño de este coche que al volver a por sus dos medios de transporte sólo se encontró uno.

Estos jóvenes pillados infraganti por una cámara de seguridad apenas tardaron diez segundos en llevarse la bici que llevaba apoyada en un portabicis Thule Proride 591 como puede verse en este vídeo, que ya han visto más de 180.000 personas a las que seguro que esto no les va a pasar:

¿No quieres que te roben la bici? Lee estos consejos

roboLo más seguro para evitar que os roben la bici es utilizar dos candados fuertes, atando con ellos el cuadro y las dos ruedas pues, si bien los ladrones pueden romperlos con el equipamiento adecuado, lleva tiempo y tienen que tener herramientas especializadas.

Lo mejor es dejar la bici en un lugar con mucha gente.

Si cuando llegáis, veis que tenéis una rueda pinchada, subidla inmediatamente a casa. Los ladrones saben que no la usaréis en un plazo inmediato y es muy probable que vayan a por ella.

Si vuestra bici es buena, evitad dejarla muchas horas en la calle. Normalente las aparcáis en el mismo sitio y los amigos de lo ajeno lo saben.

Si la necesidad obliga a dejar las bicis muchas horas solas, lo mejor es que os hagáis con una bici barata para estos casos.

Esperamos que no seáis víctimas de un caso de robo, pero si ha sido así, acudid inmediatamente a denunciarlo y llamad a Aguirrelanda ( 092 / 945 15 80 00 ) por si hubieran pillado al ladrón in fraganti y la tuvieran en el depósito.

Una vez controlado cómo evitar los robos y cómo candar correctamente la bici, ¿qué portabicis es el mejor?

Cada cual decide cuál es la mejor forma de transportar sus bicicletas pero, desde Bicigasteiz os recomendamos llevarlas siempre candadas.

¿Eres de los que desmonta partes de la bici para poder llevarlas en el interior del vehículo? ¿O de los que hacen un esfuerzo extra para elevarlas hasta el enganche instalado en el techo del coche? Cada vez más bicigasteiztarras evitan estos dos modos de transporte para optar por los portabicis traseros, enganchados a la puerta trasera o de remolque de bola (para lo que hay que tener una bola previamente homologada).

Cada sistema tiene sus ventajas, inconvenientes y precio, como bien explica Paco Roncero. si bien en todos debe ir bien colocada y señalizada la carga (las bicis).

Transportar la bici dentro del coche

Llevar la bici dentro del coche es el sistema más barato, la mejor solución para no alterar la aerodinámica del vehículo, de los más seguros de cara a los robos cuando tienes que dejar el coche aparcado, pero también es el sistema más incómodo. Salvo que tu coche sea un familiar o un monovolumen, con un gran portón y en el que puedas modular los asientos, lo normal es que tengas que desmontar una o las dos ruedas. Eso sin contar con que, tras realizar un recorrido, sobre todo ahora en invierno, tendrás que proteger bien el interior con una lona o algún plástico para no mancharlo al meter la bici en el coche llena de barro, algo que no sucede en los sistemas de transporte en el exterior del vehículo.

Y, aunque mucha gente no lo sabe, sí, es cierto que te pueden sancionar si no llevas la bicicleta correctamente sujeta. Hasta 100 euros de multa. Algunas marcas, como Skoda en su modelo Roomster, ofrecen como accesorio un sistema interior de enganche y transporte que permite llevar las bicicletas de forma segura.

Portabicis de techo

Captura de pantalla 2014-07-11 a la(s) 09.36.59Es uno de los sistemas más utilizados, porque te permite dejar el portabicicletas instalado una vez que llegas al punto de destino, aunque no vayas a utilizar la bici hasta unos días después. La ventaja, como cualquier sistema que no sea llevar la bicicleta dentro del coche, es que dejas libre el habitáculo para los pasajeros o el equipaje. Otra ventaja es que una vez los desmontas, ocupan poco espacio, y se guardan fácilmente.

También son muy económicos, pues los encuentras desde unos 60 euros. Pero el portabicis de techo tiene muchos puntos en contra. Para empezar son difíciles de cargar, al tener que realizar un gran esfuerzo para elevar la bicicleta. También perjudican la aerodinámica del vehículo, lo que supone un aumento de consumo. Y con la bici en el techo tendrás que tener cuidado y no olvidarte de que se limita el acceso a los garajes, y vigilar los aparcamientos cubiertos en las estaciones de servicio.

De portón trasero

Captura de pantalla 2014-07-11 a la(s) 09.35.53Permiten llevar entre 2 y 4 bicis apoyadas en una plataforma (esto varía según el modelo) mediante un sistema articulado de barras que se sujeta a través de ganchos y cintas a la parte posterior del vehículo. También tienen un precio económico (desde 50 euros), y son una buena opción si vas a llevar bicicletas muy de tarde en tarde. No son tan fáciles de instalar como los de techo, aunque una vez montados, las bicis se manejan con mayor facilidad.

Conviene protegerlas, pues con este sistema es fácil que puedan rozar unas con otras. A diferencia de los de techo, necesitas ocupar espacio en el maletero cuando no lo usas, y una vez instalado es casi imposible abrir el portón del maletero. Un aspecto muy importante es la colocación y señalización correcta de la carga, que no debe tapar en ningún momento la matrícula ni los pilotos traseros. La normativa dice que la carga no puede sobresalir por los laterales del vehículo (para la anchura se cuenta también los retrovisores), y que hay que utilizar una placa tipo V-20, un panel cuadrado de franjas rojas y blancas. De no hacerlo así, podrías ser sancionado con una multa que puede llegar hasta los 200 euros.

De bola de remolque

Captura de pantalla 2014-07-11 a la(s) 09.34.00

Son más caros que los anteriores (desde unos 160 euros), y requieren la instalación previa de la bola de remolque. Consisten en una especie de plataforma sobre la cual se pueden acoplar las bicicletas mediante cintas o pinzas especiales, y la plataforma, que normalmente incluye sus propios pilotos y portamatrícula queda sujeta a la misma bola. Entre sus ventajas está el fácil montaje de las bicicletas, y que permiten abrir el portón del maletero. Como inconvenientes, además de ser los más caros (sólo instalar una bola de remolque puede constar entre 400 y 1.000 euros, según el vehículo), aumentan mucho la longitud del vehículo, lo que dificulta las maniobras de aparcamiento. También hay que contar con espacio para guardarlos cuando no se utilizan.

1 Comentario

Deja un comentario