Los ciclistas pueden cobrar desde 1.200 hasta 300.000 euros tras un accidente

0
25
_GBM1715
Foto: BiciGasteiz.com

En caso de accidente en el que se vea implicada una persona que iba en bici y sea la víctima (no responsable del accidente), ésta tendrá derecho a cobrar una indemnización, en compensación por los daños personales y materiales que sufra a causa del siniestro provocado por un vehículo a motor.

Respecto de los daños personales, las indemnizaciones que se pueden reclamar son muy variadas. Así, desde pequeñas fracturas y heridas hasta la muerte hay un amplio rango de daños personales por los que se pueden reclamar indemnizaciones de cuantías variables.

Por una lesión muy leve, por ejemplo algunos cortes, se podrían reclamar alrededor de 1.200 euros, variando esta cantidad en función del tiempo de recuperación de la lesión, de la edad de la víctima, etc. Por otro lado, en el caso de lesiones de mayor gravedad, que dejan secuelas permanentes e invalidantes, se pueden reclamar indemnizaciones de más de 300.000 euros, variando en función de diversos factores de corrección y circunstancias concurrentes.

Además de las indemnizaciones anteriores, la víctima tiene derecho a cobrar por cada día que esté hospitalizada una cantidad de 71,63 euros. Asimismo, tendrá derecho a cobrar 58,24 euros por cada día que no pueda llevar a cabo su actividad habitual, en concepto de baja impeditiva. Y por cada día que pueda desempeñar su actividad habitual, pero no se haya curado completamente, tendrá derecho a cobrar 31,34 euros, por baja no impeditiva.

Por otra parte, tendrá derecho a cobrar una indemnización que cubra el coste de la reparación de la bicicleta. Asimismo, si otros bienes materiales quedaran deteriorados a causa del accidente (teléfono móvil, reloj, gafas, etc.), también puede reclamar una indemnización por ellos.

Ayudas para las víctimas

Las secuelas de las lesiones producidas en un accidente en bicicleta son muy amplias. En cualquier caso, las víctimas que quedan incapacitadas de por vida para trabajar, para llevar a cabo las actividades más fundamentales de la vida o que fallecen, son más frecuentes de lo que nos gustaría.

Sea como fuere, las víctimas de los accidentes en bicicleta pueden tener derecho a ciertas ayudas, si las secuelas de sus lesiones son muy graves. Así, las personas que a causa del siniestro se convierten en grandes inválidos, pueden cobrar una pensión no contributiva y determinadas ayudas (de asistencia, para gastos farmacéuticos, etc.).

Asimismo, en caso de fallecimiento de la víctima, sus familiares no solo podrán reclamar indemnizaciones para compensar su pérdida, sino que también tendrán derecho a entrar en el sistema de protección de la Seguridad Social.

Deja un comentario