La policía apunta a la fatalidad como causa de la muerte del joven ciclista de León

0
15

El hallazgo del cuerpo sin vida del joven aficionado a la bici Iván García Ovalle, en León, puso fin al operativo activado tras la desaparición del joven, de 16 años, alumno del centro Don Bosco, donde cursaba estudios de electrónica en la rama de formación profesional. La localización del cadáver se produjo en un área de entrevías.

No hizo falta dar con su bici de montaña de 26 pulgadas, que llevaba impresas en blanco las letras Megamo; y también tenía blanca la horquilla y se buscaba, para dar con el joven.

El cadáver fue localizado boca abajo, junto a uno de los vagones con grafitis que saturan las líneas huecas, líneas de mango, en el argot ferroviario, que atestan la maraña de hierro que define la conexión sur de la ciudad. Entre la avanzadilla que formaba la patrulla de rastreo policial que localizó el cuerpo estaba el padre del joven malogrado. Así acabaron cuarenta horadas de angustia para la familia del alumno del centro salesiano de León, cuyo rastro se perdió el viernes a la una de la tarde, a la salida de las aulas del Bosco. El cadáver del joven no presentaba signos de violencia, tal y como informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en León.

Las mismas fuentes han explicado que habrá que esperar a que la autopsia determine las causas del fallecimiento, que diversas fuentes policiales y de otros testigos que presenciaron el cadáver del joven en el momento de su localización no dudan en apuntar a un accidente como causa de la muerte.

El fatal desenlace de esta incidencia ha derivado en un hondo pesar entre vecinos de La Virgen del Camino, localidad de procedencia y residencia de Iván García; igual grado de consternación se apreciaba entre la comunidad salesiana de León, en el colegio Don Bosco, donde el joven cursaba estudios de formación profesional en la rama de electrónica.

La desaparición, el pasado viernes, dio origen a un dispositivo de búsqueda que prendió después de que sus padres registraran una denuncia por el sucedido en el cuartel de la Guardia Civil de Armunia, a pocos metros del centro educativo, y tras comprobar que el chico no regresó a casa después de la jornada lectiva. De hecho, la última referencia que localiza a Iván García Ovalle con vida fue a las puertas del colegio, el viernes, pasadas las 13 horas. Lo que sucedió hasta la diez de la mañana del domingo, hora oficiosa de localización del cuerpo sin vida, es una sucesión de momentos de angustia para familiares y amigos, que participaron sin resuello en un dispositivo de búsqueda que llevó a rastrear el centro de la ciudad y el entorno de la estación de Matallana, y localizó la triangulación de posición del móvil del joven fallecido.

Ese hallazgo del cuerpo se produjo después de una noche de intensa búsqueda en la que participaron patrullas de la Policía Nacional, así como varios efectivos de la Policía Local y familiares del menor. Una unidad canina y un helicóptero se disponían ayer a iniciar tareas de rastreo para comenzar a reforzar las labores de búsqueda que se llevaban a cabo desde la noche anterior cuando se halló el cuerpo entre la maraña de vías, al pie de un vagón en desuso.

La muerte deja un sentido pesar entre el colectivo ciclista leonés, al que pertenecía el joven. Se espera el resultado de la autopsia para determinar la causa de la muerte. El funeral se celebrará mañana, en la basílica de la Virgen del Camino.

Deja un comentario