Vitoria – Santiago de Compostela, la nueva moda de turismo en bici

0
1942

Cada vez son más los bicigasteiztarras que se proponen realizar el Camino de Santiago en bici, ya sea el Camino Francés o el Camino de Santiago del Norte (más duro pero con paisajes más atractivos). Por ello, no está de más compartir algunos consejos para que la experiencia sea inolvidable -para bien-. Una vez escogida la ruta y habiendo interiorizado la prueba a realizar, conviene acercarse a la sede de la Asociación del Camino de Santiago de Álava, ubicada en la calle zapatería 85

, para recoger la credencial (el libreto que deberemos ir sellando, y que entregan a cambio de la voluntad) y absorber los consejos de estos expertos, que nos orientarán sobre qué llevar en las alforjas, planificar un Plan B para los casos en los que llegamos a los albergues y los peregrinos han ocupado todas las literas (los bicigrinos somos peregrinos de segunda a la hora de coger cama, porque los hospitaleros entienden que no nos costará tanto como a ellos alcanzar el próximo albergue)…

Es importante tener en cuenta que no es lo mismo estar acostumbrado a andar en bicicleta en asfalto que ir cumpliendo una a una las etapas de un camino que transcurre en buena parte por caminos de piedras y constantes subidas y bajadas. Y la preparación física es fundamental si no queremos vernos obligados a abandonar a medio camino.

Consejos para hacer el camino en bici

Antes de salir plantea bien las etapas

En el caso del Camino Francés son 760 kilómetros (27 más si se empieza en San Juan de Pied de Port); el Camino Aragonés discurre durante 820 kilómetros. La ruta primitiva es relativamente corta, son aproximadamente 315 kilómetros. Lo ideal es hacer menos kilómetros por etapa pero a ser posible por camino. En líneas generales es un recorrido técnico con continuas subidas y bajadas. Algunos tramos, por desgracia, hay que salvarlos por carretera. Conviene estudiar los perfiles de las etapas: todas no son iguales y en todos los tramos las piernas no se te cargarán igual. (En este Web tienes perfiles de todos los trayectos). Antes de salir planea bien las etapas. Son 800 kilómetros, y tendrás que ver el tiempo de que dispones para organizar los días con los que cuentas. Estudia los perfiles de las etapas: todas no son iguales y en todos los tramos las piernas no se te cargarán igual.

Organiza bien el equipaje en la bicicleta

Hay que llevar el peso equilibrado para que el pedaleo sea lo más cómodo posible. Para ello hazte con alforjas o parrilla en la parte trasera, un triángulo hombrera para colocar bajo la barra del sillín y guardar las herramientas, y, algo muy práctico es una bolsa para colocar en el manillar, ya que puedes guardar ahí la documentación o las rutas del camino.

Los caminantes tienen preferencia hasta las 20:00 sobre los ciclistas.

El lugar elegido para pernoctar es otro de los factores que deben influir en la planificación de la ruta. A partir de las 8 de la tarde, los ciclistas tienen la misma preferencia en los albergues que los que van a pie. Esto es así porque si uno que va a pie llega a un albergue que está abarrotado se tendría que ir hasta el siguiente, que puede que esté a 10 ó 15 km. Esto le supondría 2 ó 3 horas más, pero a un ciclista sería media hora de pedaleo.

Algunas de las ventajas que puedes aprovechar por el hecho de hacer el Camino en bici son:

En bici podrás serpentear fácilmente del Camino de Santiago para conocer lugares próximos interesantes.

Podrás parar más tiempo en los lugares más bonitos del Camino, para mirar todo sin prisa.

En bici tendrás un vehículo para desplazarte por las ciudades en que pares, para hacer compras, visitar los lugares, etc.

Establecer las etapas (días)

Hay multitud de opciones y depende del tiempo previsto para realizarla, la forma física, la elección de la bicicleta, etc. No es lo mismo ir por carretera en bici de carreras que por caminos en una de montaña. O con coche de apoyo o sin él ya que no es igual ir cargado con bultos que sin ellos. La división de etapas reflejada más abajo tiene en cuenta que se hace al estilo tradicional, es decir, en bici de montaña, con equipaje, y por caminos siempre que se pueda.

Una media de 12 kilómetros a la hora

Un peregrino a pie hace una media de 5 kilómetros por hora. Una media asequible para un ciclista que recorra este camino podría estar entre los 11 y 13 kilómetros a la hora. Unas 5 horas de esfuerzo diario para completar 60 kilómetros.

En invierno, mayores dificultades

El 90% de los peregrinos, también de aquellos que recorren el camino en bici, optan por rodar en los meses de mayo a septiembre. Las cuantiosas precipitaciones, sobre todo en Galicia, hacen que internarse por su occidente en los meses invernales se convierta en un duro ejercicio, más en bicicleta, donde el peregrino tiene que rodar en muchos tramos por asfalto. El Principado de Asturias ha rehabilitado y señalizado sendas del Camino Primitivo, que estaban perdidas dotando así de mayor comodidad y seguridad al itinerario. Debido a la orografía, la época más recomendable para hacerlo en bici es desde mayo hasta finales de septiembre.

Deja un comentario